Supongamos que los creó al sexto día. Siguiendo el consejo de la serpiente, Eva tomó el fruto del 
limonero y usó la hoja para almorzar una masa especiada de huevo y cereales. 
Diremos que Adán, hambriento, le arrebataría el bol en un forcejeo. Se sospecha que en la trifulca
la hoja rebozada terminó en la hoguera. Del olor a canela que brotó del fuego se deduce que la hoja
fue rescatada... El azúcar, impregnado en los cuerpos, es indicio de su entrega a los placeres 
carnales. 
Y viendo Dios el resultado de sus creaciones, le dio un paparajote.
María Fabregas Gollonet
Volver a Concurso de Microrrelatos  “Paparajote” >>
Share This