Llegados de todas partes, el dormitorio se quedaba pequeño. Alrededor de la cama, la mujer y los
cuatro hijos. En una segunda fila, la familia política. Por donde podían, los nietos, irregulares
en su altura y apretados. Caras rígidas y rostros serios pero ninguna lágrima. Un silencio tenso
que rompían los estertores del patriarca, que, en el lecho, respiraba más de lo que sus pulmones
le dejaban. Desde hacía ya un buen rato, esperaban una palabra en el fatídico final que se acercaba
sin un testamento escrito. Abrió los ojos, miro a todos y lo dijo. Dijo "paparajote". Y murió.
Jan J. Martí
Volver a Concurso de Microrrelatos  “Paparajote” >>
Share This