Isabel Buendía firmando uno de los ejemplares de Amarillo luciérnaga